Guantes de Látex: Reglas básicas para su uso

//Guantes de Látex: Reglas básicas para su uso

Qué importante es nuestra seguridad en el trabajo, ¿no? Afortunadamente en los últimos años, tanto empresarios como trabajadores son cada vez más conscientes de la necesidad de protegerse frente a posibles peligros externos en sus puestos de trabajo.

Los guantes de látex son uno de estos elementos imprescindibles para el cuidado y la protección diaria de ciertos puestos de trabajo.  La principal ventaja de los guantes de látex es que son sumamente cómodos y flexibles, adaptándose a las manos como una segunda piel. Para aquellas profesiones donde se necesita el sentido del tacto en su totalidad sin perder ninguna destreza en las manos, suele considerarse una de las primeras opciones para la protección de las mismas.

Si trabajas en una profesión de riesgo y necesitas saber cómo utilizar correctamente los guantes de látex, tienes que continuar leyendo.

Guantes de látex: Reglas básicas para su uso

A la hora de utilizar los guantes de látex para tu trabajo, sobre todo si éste supone  un riesgo importante para tu salud debes seguir los siguientes pasos para asegurarte que te protegerán correctamente.

1. Revisa que no estén rotos. Es importante que antes de su utilización revises que los guantes de látex que te vas a colocar no estén rotos. Si bien es cierto que de fábrica se intentan proteger para que el margen de error sea mínimo, es probable que por el uso de la caja alguno pueda estropearse. Si trabajas en profesiones especialmente peligrosas (como las que están en contacto con enfermedades infecciosas) te recomendamos que soples dentro del guante para comprobar que no tenga ningún agujero y que su uso es seguro.

2. Ten especial cuidado durante su uso. Una de las grandes ventajas de los guantes de látex es que son sumamente cómodos y finos. Esto supone una gran ventaja en cuanto a manipulación pero también es cierto que no son irrompibles: un elemento punzante o cortante puede provocar daños en el guante. Si esto ocurre:

  • Quítate de inmediato los guantes
  • Procura no tocar nada ni ninguna parte de tu cuerpo
  • Tira los guantes en una bolsa marcada especialmente para ello y no en la basura común.
  • Lávate inmediatamente las manos.

3. Revisa bien las condiciones de uso de los guantes. Este punto también es importante, ya que cada fabricante especifica las características y funciones de sus modelos. Además, existen guantes de un solo uso y guantes de látex de más de un uso, por lo que puedes estar confundiéndolos y por lo tanto, dañándolos eliminando tu protección. Los guantes de látex en general aguantan muy bien todos los elementos externos nocivos (como detergentes, alcohol, productos químicos de uso diario, etc) pero es importante que ante cualquier tipo de duda sobre su protección consultes con el fabricante que te asesorará para un uso correcto.

Si utilizas diariamente guantes de látex en tu profesión, esperamos que estos consejos sobre su utilización hayan sido de tu ayuda. Cualquier tipo de duda sobre el tipo de guantes que necesitas para ejercer de forma segura tu trabajo, estaremos encantados de asesorarte.