Mascarillas para evitar el contagio

//Mascarillas para evitar el contagio

Se ha demostrado que las mascarillas son necesarias para evitar contagiar a otras personas: no tengas miedo de usarlas.

Mucho se ha hablado de las mascarillas hasta ahora para evitar el contagio. Mientras unos defendían su uso, otros consideraban que no era necesario utilizarlas si el individuo no presentaba la enfermedad.

Pero la realidad es que las mascarillas sí son necesarias porque pueden ayudar y mucho a evitar el contagio, sobre todo en los lugares públicos y cerrados, más aún cuando la distancia social recomendada se hace casi imposible, ya que aunque no evitan que seas contagiado sino contagiar a otras personas, si todo el mundo las usara, se evitarían ambas cosas en cierta manera.

Cuáles son las mascarillas más recomendables

No todas las mascarillas sirven para evitar el contagio de manera totalmente efectiva. Últimamente se está vendiendo todo tipo de mascarillas, pero la realidad es que la gran mayoría desconoce las diferencias entre unas y otras.

Los mejores modelos de mascarilla son los FFP2 y FFP3, el FFP2, con una eficacia de filtración del 92% y el 98% respectivamente. Ahora bien, ante la falta de mascarillas, es mejor emplear la que nos sea posible, como por ejemplo el modelo FFP1, con una eficacia de filtración del 78%, porque siempre será mejor que no usar ninguna.

Qué no debemos hacer mientras llevamos la mascarilla y cómo ponerse y quitarse la mascarilla con seguridad

A continuación te daremos algunos de los consejos que la gran mayoría desconoce para evitar contagiarte.

Antes de nada, está de más decir que mientras llevemos la mascarilla, no es buena idea tocarla en ningún momento, así como quitársela para toser, hablar o cualquier otra actividad. Recuerda llevarla siempre puesta en cualquier circunstancia.

En cuanto a ponerse y quitarse la mascarilla con seguridad, lávate bien las manos antes de ponértela para eliminar cualquier contaminación que pudiéramos tener.

A la hora de colocártela, asegúrate de que lo estás haciendo bien y revisa qué parte va hacia fuera y cuál hacia dentro. Una vez puesta, no vuelvas a tocar la mascarilla en ningún momento, ya que entonces el riesgo de contagio será mayor.

Por otro lado, asegúrate de que la mascarilla cubra en su totalidad tanto la boca como la nariz. Cuando vuelvas a casa, lávate de nuevo las manos y, a continuación, retira la mascarilla cuanto antes. Deposítala en el cubo de basura y, solo en caso de que tu mascarilla lo admita, lávala y reutilízala varias veces. Por último, vuelve a lavarte las manos para descontaminarte.

Recuerda que el uso de mascarillas ya es obligatorio, tanto en espacios abiertos como en espacios cerrados, siempre que no sea posible mantener la distancia de seguridad de al menos dos metros (que suele ser en la mayoría de los casos).

Así que ya sabes, si no presentas ningún tipo de enfermedad respiratoria que te lo impida, desde AEB Distribuciones te pedimos que compres tu mascarilla y la lleves puesta siempre que sea posible. Protege a los demás y te protegerás a ti mismo.