Qué son y para qué sirven los aditivos alimentarios

//Qué son y para qué sirven los aditivos alimentarios

Cuidar nuestra alimentación es imprescindible para tener buena salud y sentirnos bien. Por este motivo, es importante conocer los diferentes aditivos alimentarios que se encuentran en la comida para poder tener una dieta más saludable.

Es muy común comprar alimentos sin tener en cuenta las etiquetas y, de esta manera, no sabremos qué ingredientes llevan ni cuáles son sus aditivos alimentarios. Aunque no lo creas, son muchos los alimentos que contienen aditivos, como el pan, los cereales, las carnes o las salsas, entre otros muchos. ¿Quieres saber más acerca de los aditivos alimentarios? ¡Te lo explicamos!

Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos para mejorar su sabor, su textura, su aspecto, su inocuidad y su frescura. Uno de los que más se ha utilizado durante siglos es la sal, que sirve, entre otras cosas, para conservar algunos alimentos.

¿Cuáles son los tipos de aditivos alimentarios más usados?

Estos son algunos de los aditivos alimentarios más usados en la industria alimentaria:

  • Edulcorantes. Se usan para dar endulzar los alimentos.
  • Colorantes. Proporcionan color a los alimentos.
  • Conservantes. Consiguen que los alimentos aguanten en buen estado durante mucho más tiempo.
  • Antioxidantes. Evitan que los alimentos se oxiden y alargan su vida.
  • Soportes. Se utilizan para diluir, disolver o dispersar.
  • Acidulantes. Aumentan la acidez o proporcionan un sabor ácido a un alimento si no lo tiene.
  • Correctores de acidez. Controlan y corrigen la acidez del alimento.
  • Antiaglomerantes. Evita que las partículas se adhieran unas a otras.
  • Agentes de carga. Incrementan el volumen de un alimento.
  • Emulgentes. Permiten mantener una mezcla.
  • Sales de fundido. Se usan en los quesos para mantener la homogeneidad de la grasa y otros componentes.
  • Endurecedores. Se usan en frutas y hortalizas para mantener los tejidos firmes.
  • Potenciadores de sabor. Realzan el sabor o el aroma de muchos alimentos.
  • Espumantes. Consiguen formar una dispersión homogénea de una fase gaseosa en un alimento líquido o sólido.
  • Antiespumantes. Se les añaden a los alimentos para evitar que se produzca espuma.
  • Gelificantes. Dan textura a los alimentos gracias a la formación de gel.
  • Agentes de recubrimiento. Dan un aspecto brillante a los alimentos y crean una capa protectora.
  • Humectantes. Impiden que los alimentos pierdan la humedad.
  • Estabilizantes. Mantienen los estados físico y químico de los alimentos.
  • Espesantes. Incrementan la viscosidad de los alimentos.

Tener en cuenta los diferentes aditivos alimentarios que nos podemos encontrar es muy importante cuando tenemos alguna alergia o intolerancia alimentaria. En AEB ofrecemos no solo aditivos alimentarios, sino también preparados, colorantes y aromas alimentarios. ¡Consúltanos!